cada vez más aliado con las dudas

que revisten la cara fácil de las certezas…

apego a los silencios delicadamente escuchados

entre esta loca sinfonía y las esperas, y las muertes del silencio.

ahora me refugio en este silencio que dice más cuando calla,

y mi libertad camina por un vasto cielo, envuelta en alguna nube

bullente de tormentas de la esperanza…

de vez en cuando bajo, y los oigo, y los juzgo, y los odio, y me odian…

su brisa apenas perturba la suave armonía

de mis prolongadas distancias hacia algún perdido alba. 

Anuncios